El alternador del coche y sus cuidados

Quien tiene un Volkswagen se siente confiado de que tiene un gran coche, pues son muchos los modelos que se han hecho populares por sus buenas prestaciones; sin embargo, aun teniendo el mejor de los vehículo debe llevar el mantenimiento al día para que permanezca en condiciones óptimas. No permita que las luces pierdan potencia o que el motor no encienda, preste los cuidados necesarios al alternador a tiempo para evitarse inconvenientes.

El alternador es la pieza clave del sistema eléctrico del coche, por lo que su mantenimiento es fundamental para que el vehículo no se vea afectado por alguna falla. Esta pieza es la encargada de producir la energía que se requiere para que los diversos accesorios electrónicos, como las luces, el tablero, el reproductor, etc., funcionen; además de él depende la recarga de la batería luego de cada arranque para que esté lista para los respectivos encendidos.

Cuando el alternador no funciona, la batería se descarga debido a todo el consumo eléctrico del coche, lo que eventualmente hará que se quede varado en la calle. Por ello es tan importante que funcione adecuadamente, y aplica para cualquier tipo de vehículo sin distinción de marca o modelo.

Mantenimiento del alternador

El buen funcionamiento y duración de estos recae en el kilometraje y el uso que se les ha dado.Al dejar encendidas las luces, no cambiar la batería después de su tiempo de vida útil, dejarlo largo tiempo sin limpiar y someterlo a condiciones climáticas extremas, lo deteriorarán más rápido y tendrá fallas que podrían dejarlo botado en la calle.

Para el mantenimiento del alternador se debe revisar cada elemento por separado, siempre comenzando por limpiarlos para retirar cualquier impureza. Y una vez que todo esté limpio, puede observarse mejor el estado en el que encuentran los componentes en cuestión.

Las escobillas, por lo general, son las primeras en presentar fallas, ya que están en constante contacto con las piezas móviles del coche. Otros elementos susceptibles son el puente rectificador y el rotor.Tanto las escobillas como el puente pueden probarse con un multímetro, si la lectura da saltos extraños, es hora de reemplazarlas; mientras que del rotor se debe verificar que no presente fugas.

Las piezas de segunda mano son una buena opción al momento de reemplazar elementos durante las reparaciones, para no gastar tanto. Pruebe a través de un desguace de volkswagen, si su vehículo corresponde a dicha marca y verá que podrá ahorrarse mucho dinero.